Visitar Roma en 5 días. Itinerario I






Primer día

Llegada al aeropuerto.

Para desplazarse a Roma existen varias opciones:

  1. La más económica, tomar en el mismo aeropuerto el Tren Leonardo Expres, tarda 30 mi, en llegar a la estación de Termini. Su precio es de 11 euros.
  2. También se puede ir a Termini en Autobús, más barato pero menos rápido. Empresa Terravisión Shute, precio 5 euros.
  3. Por último lo puede hacer en taxi. Opción más recomendada para más de una persona.

Los medios de transporte públicos en roma son bastante económicos y con una gran frecuencia, no se suele esperar mas de 5 minutos. Por ello mi recomendación para desplazarse es hacer uso de ellos, la empresa es Metrebus.

El billete cuesta 1 euro y te permite viajar en metro o autobús durante 75 minutos. También se puede adquirir un bono por tres días al precio de 11 euros. Te permite viajar en metro y en autobús durante los tres días, sin límite de viajes. Esta es la mejor forma de desplazarse por  Roma.

Existen dos líneas de metro, denominada A y B, con los colores naranja y azul. Estas líneas no cubre toda Roma, por lo que es necesario la utilización de las líneas de autobuses. Una recomendación, no utilizar el metro a primera horas de la mañana.

Recomiendo alojarse en uno de los muchos hoteles que se encuentran cerca de la Estación de Termini, ya que, en la misma se encuentran las paradas de Taxis, autobuses y trenes de Roma, lo que nos permite movernos con facilidad por la ciudad. Estos itinerarios están realizados partiendo de las cercanías de dicha estación.

Debido al enorme valor artístico y monumental de Roma, y concientes de que cinco días no son suficientes para ver todo el conjunto monumental y los innumerables museos, incluso pueda faltar tiempo para ver completos todos el itinerario planificados, hemos clasificado los monumentos en función de su importancia con tres colores,

ROJO: MUY IMPORTANTE

AZUL: IMPORTANTE

VERDE: INTERESANTE.

RUTA 1: DE TERMINI A PIAZZA DE POPOLO REGRESANDO POR PLAZA DE ESPAÑA PLAZA DE BARBERINI.

Paseando por la vía Viminale llegamos a Palazzo Massimo , (1) perteneciente al Museo Nazionale Romano. Se encuentra en Largo Di Villa Peretti, 1, cerca de Termini. Piazza Cincuencento. Posee una de las colecciones de arte antiguo más grandes del mundo. Proporciona una magnifica vitrina para algunas de las pinturas mas hermosas, mosaicos y esculturas de la edad romana.

Las antiguas esculturas de la planta baja muestran maravillosamente al visitante el día a día romano. Los delicados frescos de los aposentos presentan el estilo de la clase alta de entonces. Entre las esculturas mas importantes se encuentra el Discóbolo Lancelloti ( siglo II d. C., el Príncipe helenístico, la estatua  de Niobide (440 a.C.)

Visitas: de 09- a 7,45. Lunes cerrado.

PALAZZO ALTEMPS
Este es uno de los ejemplos mas importantes de la arquitectura del renacimiento en Roma. Desde 1997 forma parte del Museo Nacional Romano.

Visita: de 9 a 7,45. Lunes cerrado

CRIPTA BALBI
Esta representa el desarrollo de la sociedad romana y el paisaje urbano de la antigüedad a tiempos modernos.

Visita: de 9 a 7,45

Frente al Palacio continuamos por la Vía Enrico de Nicola para visitar los restos de lo que fueron las Termas de Diocleciano (2). Construidas al comienzo del Siglo IV. D. c. Eran las más grandes de Roma, se erigieron por orden del Emperador Diocleciano. Tenían una longitud superior a los 300 metros, y podían reunirse unas 3000 personas. En el siglo VI, el complejo fueabandonado y saqueado, utilizando sus materiales como cantera de construcción.

Se trata de uno de los complejos termales más elaborados y espectaculares de la antigüedad. Entre sus estancias más impresionantes está el Aula X de 40 metros de largo y donde sus techos abovedados se despegan 25 metros desde el suelo.

Albergan en la actualidad el Museo de las Termas de Diocleciano donde se exponen las estatuas que en su momento decoraban las estancias de las mismas. Se puede contemplar el Claustro de los Cartujos.

Acceso por la plaza Cincuencento.

Terme Dicleciano de 9 a 7,45

Aula Ottagora (3) (cerrada actualmente al publico), situada en  la Piazza della Repubbica. Está formada por una sala octogonal de las pertenecientes a Termas de Diocleciano

A la entrada podemos sacar un ticket que nos permitirá visitar los tres museos un plazo de tres días:

Tarifas: 7 euros.

Gratuita mayores de 65 años.

A las espaldas del Museo de las Termas de Diocleciano, en la Vía Cernai podemos ver la Basílica de Santa María de los Ángeles y de los Mártires ( S. Maria degli Angeli) (4). La fachada de la Basílica se abre sobre el muro cóncavo de las antiguas Termas de Diocleciano. Miguel Ángel readaptó lo que era el gran salón central de una parte de las viejas termas para una nueva Basílica entre los años 1563 y 1566. Las ocho columnas de granito rojo que la sostienen tienen 14 metros de altura y 1,5 m. de diámetro, y son las originales de las termas romanas. Es impresionante ver  un edificio de inicios del siglo IV y decorado  por Miguel Ángel, pasearse bajo las bóvedas originales romanas y uno de los espacios que ocupaban las gigantescas termas. Si se pasa a la sacristía, al fondo a la izquierda, se puede observar las paredes de las termas originales sin decoración alguna.

En una capilla de la iglesia se guardan las reliquias del centurión  romano Máximo, uno de los muchos mártires cristianos que por orden de Diocleciano trabajaron y murieron en su construcción.

Caminando cinco minutos por la Vía Vittorio Emanuele Orlando en el cruce con Vía 20 de Septiembre se puede contemplar la Basílica de Santa Maria  della Vittoria (5). Su interior fue diseñado por Carlo Maderno y  es uno de los ejemplos más elaborados de decoración barroca en Roma. Sus techos y paredes están colmadas de dibujos, y de estatuas en las esquinas más remotas, como un altillo superpoblado. La característica más conocida de la iglesia es el Éxtasis de Santa Teresa de Bernini, la pieza central de la capilla sepulcral del Cardenal Cornaro. La fachada fue construida por Giovanni Batista Soria en 1626.

Situación Via XX Setembre 17
7.30-12.00 y 15.00-18.00 lu-sa, 15.30-18.00 do.
Metro: Repubblica. Bus: 37, 60, 136, 590.

Retrocedemos hacia la Piazza della Repubbica para tomar el metro línea A Color naranja, dirección Battistini. Bajamos  en Piazza le Flaminio.

Caminando por la Vía Giorgio Washington, cruzando la Vía Luisa di Savola, nos adentramos en Piazza de Popolo, En ella se encontraba la puerta del Popolo o Puerta de la Muralla, que en tiempos de los romanos, recibía  el nombre de puerta Flaminia. Durante siglos fue la principal entrada a la ciudad, discurriendo por ella la Vía Flaminia que enlazaba Roma con el resto del continente. A principio del siglo XVI se abrió la actual Vía di Ripetta, siguiéndole Vía dei Babuino, que junto con la Vía del Corso configura las entras principales a la plaza.

En el centro de la plaza se encuentra uno de los obeliscos de granito que el Papa Sixto V ordeno extraer del circo  Máximo. Data del tiempo de los egipcios con mas de 3000 años de antigüedad, fue erigido por el arquitecto Domenico Fontana.

La forma actual de la plaza es, relativamente reciente y data de los primeros años del Siglo XIX cuando, en plena ocupación napoleónica (1808-1814), Giuseppe Valadier la agranda para formar un gran óvalo y rodea el obelisco central con cuatro fuentes en forma de león.

En dicha plaza podemos contemplar la Basílica Santa María del Popolo (6), fundada en el  año 1099, construida en el mismo lugar que ocupó la tumba de la familia de Nerón. Sus construcción fue sufragada por el pueblo romano, de ahí su nombre. La primera edificación fue una simple capilla construida por orden del Papa Pascual II. De estilo renacentista. Seguramente el papa quiso celebrar con esta iglesia la liberación del Santo Sepulcro que tuvo lugar el mismo año de su fundación, 1099. En su interior se conservan importantes tesoros de estilo barroco los más conocidos son los cuados de Caravaggio, situados en la capilla Chirasi, la primera de la izquierda junto al altar mayor.

Situación Piazza del Poppolo
Horario de 7.00-12.00 y 16.00-19.00 lu-sa, 16.30-19.30 domingo
Metro: Flaminio. Bus: 117, 119 a Piazzale Flaminio

Bajando por la vía del Rippeta, junto al Rio Tiber, podemos ver el Mausoleo de Augusto (7). Este mausoleo es un imponente monumento funerario del siglo I a. C. de planta circular. Comenzó a ser construido por Augusto en el año 29 a. C., a su vuelta de Alejandría, tras haber conquistado Egipto, después de vencer a Marco Antonio en la Batalla de Actium del año 31 a. C. En su interior albergaba las cenizas de Augusto y su familia, los Julios Claudios.

Caminando hacia el puente Cavour tomamos la Vía Tomacelli y Vía del Condoctti, llegamos a Piazza di Spagna (8). Famosa por su escalera, que asciende por la colina, punto de concentración de romanos y turistas. Durante siglos la plaza fue escenario de grandes enfrentamientos entre España y Francia por su dominio. Resultando victorioso España de donde viene su nombre.

Realizada por Francesco De Sanctis (1723-26), En ella podemos contemplar la fuente con forma de barca semi-inmersa en el agua llamada “La Barcaccia” fué proyectada en 1629 por Pietro Bernini.

Todas las tiendas de lujo concurren en la plaza de España:

Al final de la escalinata, se encuentra la iglesia de la Trinidad de los Montes, querida por el rey de Francia Luis XII en 1502, y mirando hacia la izquierda, se encuentra Villa Medici sul Pincio, hoy sede de la Academia de Francia.

Desde la Plaza de España parten las calles que albergan las más importantes tiendas del mundo de la moda, pero también los lugares que han representado la historia y la cultura.

Dando un paseo desde la Plaza de España y por la Vía Due Macelli en dirección a Santa Maria de la Victoria, encontremos a nuestro paso un buen numero de monumentos realizados por dos grandes artistas barrocos, Bernini y Borromini. En primer lugar el Palacio de Propaganda FIDE, lugar de formación para jóvenes misioneros. Su fachada fue diseñada por Bernini. Junto a este se encuentra la Iglesia de San Andrea delle  Fratte. Alberga en su interior dos Ángeles esculpidos por Bernini para el puente Sant’Angelo. El campanario es obra Borromini.

Continuando el paseo por la Vía del Tritone, llegamos a la plaza de Barberini en donde podemos contemplar la Fontana del Tritone, obra de Barberini. La plaza recibe el nombre del Palacio Barberini, construido por el Papa Ubano IV, y diseñado por estos dos genios de barroco: Hoy es la sede de la Galería Nacional de Arte Antica. Conviene visitar la calle que arranque de esta plaza, Vía Victtorio Veneto, llena de restaurantes y hoteles de lujo y junto a ellos la Iglesia Capuchina de Santa Maria della Concezione. Conocida por la Cripta de los capuchinos, que contiene varias capillas decoradas con huesos humanos.

Roma. ruta 2

Comentarios Facebook:

You must be logged in to post a comment.